jueves, 2 de marzo de 2017

Un producto ecológico transportado “X” kilómetros, no puede ser ecológico



Vaya por delante que soy fiel defensor del comercio y del consumo de productos locales, pero cuando se repite el mantra de “un producto ecológico transportado X kilómetros, no puede ser ecológico…”, siempre me pregunto:

-¿cuántos kilómetros deberían definir esa “X”?

-La reflexión de si es ecológico o no, se hace...¿comparado con qué?.


Ese ¿comparado con qué? es muy importante. Entiendo que la agricultura ecológica debería ser lo más ecológica posible, y lo más ejemplar (si se me permite), pero no podemos pecar de ingenuos y pensar que podemos regular el mercado internacional (ahí está Donald Trump intentándolo, ya veremos si le va mejor que a Fidel Castro…), ni podemos exigir que la agricultura ecológica sea totalmente prístina y utópica, mientras la agricultura convencional hace más turismo que un nuevo rico:



La agricultura convencional también recorre kilómetros, ejemplo espárragos de navarra procedentes del Perú
Espárragos "de Navarra" cultivados en Perú, ( +Reyno Gourmet )
Ya que, si quisiéramos que lo que comemos tuviera un impacto igual a cero, deberíamos dejar de comer. Aunque nos venga mal, el planeta se vería muy beneficiado. 

Ese comparado con qué, es el que hay que ponderar, y se pueden dar varias situaciones, por lo que sólo se puede responder haciendo hipótesis de escenarios.

Hace poco, se criticaba en la radio, que haya tomates ecológicos de Almería que se venden en Alemania (pecado mortal, por lo que parece). Para ver si esto es “criticable” o no, debemos preguntarnos qué comprarían esos Alemanes si no dispusiesen de “esos” tomates ecológicos viajados, y calcular el “impacto marginal”, que no es más que comparar el impacto de dos opciones.

Sería mejor que los Alemanes, en vez de tomates ecológicos de Almería comprasen....

1-¿tomate convencional de Almería?. Supongo que no.

2-¿tomate ecológico Alemán ?. Supongo que sí

3-¿tomate convencional Alemán?.  Pues depende 

Veamos pues: 

1: TOMATES ECOLÓGICOS O CONVENCIONALES DE ALMERÍA EN ALEMANIA.

Ya que los alemanes no pueden cubrir su elevada demanda de tomates con producción interior, si no comprasen tomates ecológicos almerienses, lo más probable es que siguiesen comprando tomates de Almería, pero en este caso convencionales. Este sería casi seguro el resultado de imponer a la agricultura ecológica una limitación de kilómetros, tal como pretenden algunas personas críticas con este sistema.

En este caso, el transporte no afecta (o afecta por igual a ambas opciones), por lo que el tomate ecológico seguirá siendo más ecológico que el convencional (si partimos de esa premisa, que yo creo más que justificada…), tanto en Almería como en Alemania.

2: TOMATES ECOLÓGICOS DE ALMERÍA O TOMATES ECOLÓGICOS ALEMANES EN ALEMANIA.
Otra posibilidad, quizá minoritaria, pero posible al fin y al cabo, sería que, en caso de no haber tomates ecológicos Almerienses en Alemania, éstos, decidieran comprar más tomates ecológicos Alemanes, fomentando así la producción ecológica Alemana.
En este caso, en general (salvo que los sistemas de producción en Alemania y Almería fuesen muy diferentes), la opción alternativa es mejor que la compra de tomates ecológicos Almerienses, ya que los segundos llevan asociado transporte.

3: TOMATES ECOLÓGICOS DE ALMERÍA O TOMATES CONVENCIONALES ALEMANES EN ALEMANIA

También habrá quien, en caso de no disponer de esos tomates ecológicos almerienses, comprase tomates convencionales locales. Esto nos plantea un dilema, ¿Cuál tendría menor impacto ambiental?:

  • El que se produjo en convencional pero es “local”, y no lleva asociado transporte

  • El que se produjo en ecológico (ahorrando CO2 y aporte de tóxicos, mejorando la biodiversidad) pero ha recorrido más de 2.000 Kilómetros

En este caso habría que comparar los impactos ambientales de uno y de otro en sus distintas producciones (convencional vs ecológico), y al ecológico sumarle el impacto ambiental del transporte. Imposible saberlo, sin hacer antes un análisis de ciclo de vida de cada uno.

Competición 3 SIMPLIFICADA:
Ya que la diferencia entre un tomate y otro es el transporte a larga distancia, cuyo efecto principal es la emisión de CO2, podemos hacer una simplificación, olvidándonos de todas las ventajas ambientales de la producción ecológica, excepto las relacionadas con el CO2, y hacer este sencillo balance:
 
  • Cuanto CO2 ahorra el cultivo ecológico.
  •  Cuanto CO2 emite de más el transporte a larga distancia.


Partiendo del artículo que veíamos en la anterior entrada, en la que:



  • Una tonelada de trigo ecológico emite  132 kg de CO2 menos que el convencional
  • Una tonelada de verduras ecológicas ahorra 77 kg de CO2


El cálculo es relativamente sencillo, si tenemos en cuenta los datos del “Estudio del transporte marítimo, por carretera y ferroviario en España mediante modelos numéricos para el análisis de costes”:

Un barco consume aprox. 3,08 gr de gasoil, para transportar una tonelada, un kilómetro. Esto equivale aprox. a 10,3 gr de CO2
Un camión consume aprox. 15,8 gr de Gasoil, para transportar una tonelada, un kilómetro. Esto equivale aprox. a 52,9 gr de CO2
 Con todo lo anterior, el CO2 ahorrado en la producción ecológica, se emitiría en transporte alcanzados los siguientes kilómetros:

            Para el trigo: 2.500 kilómetros en camión, o 12.800 km en barco.

No es que vayamos a llevarlo en barco a Alemania, pero da una idea de hasta donde podríamos enviar el trigo ecológico en barco, sin emitir más de lo ahorrado.


            Para las verduras: 1.500 km en camión, o 7.500 km en barco.

Algo parecido a esto, hicieron en el siguiente artículo “decisions to reduce greenhouse gases from agriculture and product transport: LCA casestudy of organic and conventional wheat”, en el que concluían que el trigo ecológico, en las condiciones analizadas, ahorraba 30 kgr de CO2 por tonelada, lo que, según sus estimaciones, daba para transportarlo 420 km más lejos que el convencional.

Conclusiones:

  •             Generalmente, en mi opinión, lo ideal es consumir local (por muchos motivos)…
  •             Por tanto, sería mejor comprar ecológico local, que ecológico lejano….
  •             Cuando podemos elegir convencional local o ecológico lejano, se nos plantea un problema de cálculo….
  •             En términos de CO2, se puede estimar el límite en km en el que el ecológico pasa a ser peor que el convencional…

Y en definitiva

            En cualquier caso, cabe recordar que ese límite de km estimado, es el número de kilómetros de más que puede hacer el ecológico respecto al convencional, que recordemos, también es viajero.....

La carne en el supermercado tiene diversas procedencias
Un día cualquiera en el Super. Carne de España, Polonia, Alemania, Dinamarca.....
 Nota: he hecho pequeños cambios de redacción tras publicar, ya que las frases demasiado largas encajaban mal en dispositivos móviles.

2 comentarios:

  1. No me queda claro. ?Como puede un cultivo ecológico ahorrar CO2? ?Acaso una lechugas eco absorbe más CO2 que en na no eco?

    ResponderEliminar
  2. No lo he explicado, aunque algo dejaba caer en "la agricultura....impacto ambiental (I). La principal diferencia en términos de CO2 está en la absorción en el suelo. En la medida en que se reduzca el laboreo, y se mantenga la biodiversidad en el suelo, favoreciendo el crecimiento de materia orgánica y se proteja ésta de la erosión/oxidación, aumentará el contenido en carbono (CO2 absorbido). La fertilización orgánica también ayuda (IPCC).
    A parte de ésto, la Huella de Carbono incluye el cálculo de las emisiones de N2O al fertilizar, las emisiones de la maquinaria agrícola, incluso las emisiones en la fabricación de los fertilizantes e "insumos". Esta segunda parte de la huella de carbono puede resultar positiva o negativa para la ecológica en comparación con la tradicional.

    ResponderEliminar